Weezer la rompió a punta de temazos y guitarras afiladas