Sting & Shaggy trajeron el talento, la buena onda y el relax a Movistar Arena