Silvio Rodríguez nos dejó sin habla en sus recientes tres noches en Movistar Arena