Scorpions y Whitesnake trajeron potencia y rock al Movistar Arena