Puros éxitos trajeron Jesse y Joy y hicieron cantar a un Movistar Arena repleto