Pablo Alborán emocionó a todo el público con su potente voz