Ozzy Osbourne nos dio uno de los shows más potentes de la vida