La fiesta y la actitud de Residente remeció nuevamente el Movistar Arena