El Gran Rojo hizo cantar y bailar a miles de fanáticos