El Big Boss desató la fiesta en Movistar Arena