Alejandro Fernández nos regaló una noche mágica en Movistar Arena